“Al poco de que lo clavaran en la cruz le oí decir: ‘Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen’. Y Su voz tiró de mi mano la espada de todas mis venganzas.”

Sin tener considerado a Charlton Heston como unos de los mejores actores de todos los tiempos sí que que le reconozco un atractivo, un carisma y un magnetismo especial (muy similar a lo que me ocurre con Harrison Ford). Esas aptitudes brillaron como nunca en Ben-Hur, el colosal clásico de William Wyler, donde el actor estaba especialmente inspirado. Hay pocas escenas como este final, concretamente ese plano en el que Judá sube las escaleras sin acabar de dar crédito del milagro de la curación de su madre y su hermana. La mirada húmeda y azul se clava en el espectador al tiempo que la partitura de Miklós Rózsa (una de las más grandes y bellas de la historia) nos hace inequívoca la grandeza del momento. No sólo por el milagro en sí, sino también por la redención del personaje de Heston que tras ver la misericordia del propio Jesús en la cruz ha dejado atrás el odio y la venganza. Y que al fin, tras semejante recorrido vital, puede vivir feliz y en paz.

Hace años cuando los romanos me llevaban a las galeras el desierto estuvo a punto de matarme… Pero un hombre me dio de beber y volví a la vida. Ahora pienso que habría sido mejor rechazar el agua y tirarla a la arena. ¡Todavía estoy sediento!

Judá Ben-Hur / Ben-Hur (William Wyler, 1960)