Siento una emoción tan grande que apenas puedo quedarme quieto ni pensar claramente. Supongo que es la clase de emoción que sólo puede sentir un hombre libre. Un hombre que comienza de un viaje de final incierto. Espero cruzar la frontera. Espero ver a mi amigo y darle un abrazo. Y que el Pacífico sea tan azul como siempre he soñado. Y espero nunca más perder la esperanza.

Red / Cadena perpetua (Frank Darabont, 1994)

¡Oh, mi dulce niño estival! ¿Qué sabrás tú sobre el miedo? El miedo es para el invierno, cuando la nieve alcanza cuarenta varas de espesor. El miedo es para la Larga Noche, cuando el sol se oculta durante años y los niños nacen, viven y mueren siempre en la oscuridad. Ese es el tiempo del miedo, mi pequeño Señor. Cuando los Caminantes Blancos vagan por los bosques. Hace miles de años hubo una noche que duró toda una generación. Los Reyes morían helados en sus castillos, como los pastores en sus chozas. Y las mujeres asfixiaban a sus hijos para no verlos morir de hambre. Y lloraban. Y podían sentir las lágrimas congelarse en sus mejillas. ¿Esa es la clase de historias que te gustan?

La Vieja Nana / Juego de Tronos 1×04 – Tullidos, bastardos y cosas rotas