Algunas personas escuchan sus propias voces interiores con gran claridad y actúan según lo que oyen. Esas personas se vuelven locas o se convierten en leyendas.

Tristan Ludlow nació en la luna de las hojas caídas. Fue un invierno horrible. Su madre por poco se muere al traerle a éste mundo. Su padre, el Coronel, me lo trajo y yo lo envolví en una piel de oso y lo tuve en brazos toda aquella noche. Cuando se hizo hombre le enseñé el gran gozo de matar a la presa, cuando el cazador arranca el corazón aun caliente y lo sujeta entre sus manos liberando su espíritu.

El Coronel Ludlow tenía tres hijos pero su preferido era Tristan. Yo también tuve hijos, pero ya se fueron para siempre. Fueron tiempos muy malos. El Coronel había intentado ayudar a mi gente… pero fue inútil. Así que decidió ir a la suya. Él quería abandonar la locura al otro lado de las montañas, dijo. Y empezar de nuevo. Abandonar la locura, dijo. Y así vivimos muchos años. Y los muchachos crecieron fuertes. Alfred era el hermano mayor, mayor incluso para su edad. Samuel era el más joven, no había nada que sus hermanos no hicieran por él. Cuidaban de él como de un tesoro. Un año… yo ya soy viejo y no recuerdo qué año, pero fue en la luna de la hierba roja cuando Isabel Ludlow, su madre, se fue durante el invierno. Decía que los inviernos eran demasiado crueles para ella, decía que le daban miedo los osos… En fin, era una mujer muy rara. Pero aquella primavera no regresó. Y después no vino a vernos muy a menudo. Alfred le escribía muchas cartas pero Tristan se negaba a hablar de ella. El mundo de él estaba aquí, conmigo. Todo guerrero espera que una buena muerte venga a su encuentro pero Tristan estaba impaciente.

Deuntajo / Leyendas de Pasión (Edward Zwick, 1995)

Si te sirve de algo, nunca es demasiado tarde o, en mi caso demasiado pronto, para ser quien quieres ser. No hay límite en el tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o no hacerlo. No hay normas al respecto. De todo podemos sacar una lectura positiva o negativa. Espero que tú saques la positiva. Espero que veas cosas que te sorprendan. Espero que sientas cosas que nunca hayas sentido. Espero que conozcas a personas con otro punto de vista. Espero que vivas una vida de la que te sientas orgullosa. Y si ves que no es así, espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo.

Benjamin Button / El Curioso Caso de Benjamin Button (David Fincher, 2008)